Excite

Austria permite una foto de carnet de conducir con un colador de pasta como sombrero

  • Foto:
  • austriantimes.aut

Un joven de Austria ha conseguido la remarcable hazaña de aparecer en la foto de su carnet de conducir con un colador de pasta como sombrero, alegando que tal tocado responde a exigencias religiosas, ya que es un pastafari, nombre con el que se conocen los fieles de la Iglesia del Monstruo de Espagueti Volador, un culto humorístico surgido para exigir la separación entre el Estado y la religión.

El movimiento pastafari surgió en Estados Unidos como una iniciativa de protesta ante la enseñanza del creacionismo, que dictamina que el universo fue creado por un ser superior inteligente, en los colegios. En el año 2004, el Consejo de Educación del Estado de Kansas dictaminó que se dieran las mismas horas lectivas de creacionismo que de la teoría de la evolución de Darwin. Como protesta, el ciudadano Bobby Henderson creo la Iglesia del Monstruo de Espagueti Volador y envió una carta irónica en la que exigía que junto al evolucionismo y al creacionismo se impartieran horas dedicadas a las creencias pastafari, según las cuales el universo fue creado por un enorme monstruo de espagueti.

Posteriormente, el culto pastafari y la Iglesia del Monstruo de Espagueti Volador fue derivando hacia una broma, una vía de protesta irónica y humorística. Algo que ha terminado derivando en la foto del carnet de conducir del joven Niko Alm con un colador de pasta como tocado, quien inició esta odisea tras enterarse que en Austria solo se podía posar en una foto oficial con la cabeza cubierta por justificaciones religiosas. Pero el proceso que ha permitido a Niko Alm llevar un tocado propio de los pastafari de la Iglesia del Monstruo de Espagueti Volador no ha sido ni rápido ni fácil.

Poder aparecer en la foto de su carnet de conducir con un colador de pasta le ha llevado al joven tres años de lucha contra las autoridades de Austria, quienes en primera instancia se negaron a aceptar la foto y pidieron a Niko Alm que se realizara un test psicológico para demostrar que no tenía problemas de salud mental. Pero al final, el joven ha podido demostrar que es un pastafari con los mismos derechos que las mujeres musulmanas a aparecer con la cabeza cubierta en la foto de carnet de su permiso de conducir, aunque lo que le cubra la cabeza sea un colador de pasta.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016