Excite

Brasil prohíbe las 'pulseras del sexo' tras las violaciones a menores

Algunas ciudades brasileñas han prohibido ya las llamadas `pulseras del sexo´, una moda que ha protagonizado un intensa polémica en el país por los sucesos de violaciones y asesinatos relacionados con estos aros de plástico de diferentes colores. De este modo, tras la vinculación de ciertos delitos contra menores con el uso de las pulseras, las autoridades de Londrina y Manaos, así como Dourados, se han sumado esta semana a la iniciativa de las ciudades de Maringá, Navegantes y Londrina, de prohibir la utilización de estos complementos.

Las `pulseras del sexo´, una moda importada desde otros países como los Estados Unidos a Brasil, poseen diferentes connotaciones según el color del adorno. De este modo, cada pulsera tiene un significado que puede realizarse cuando algún chico o chica consiga romper el complemento que lleve uno de estos adolescentes. Así, romper una pulsera amarilla da derecho a un abrazo, romper una naranja da derecho a un beso en la boca, una roja, da derecho a una danza erótica, una rosa, da derecho a la exhibición de los genitales, y una negra, da derecho a una relación sexual.

La polémica en torno a este juego, comenzó especialmente a finales del mes pasado, tras la denuncia por parte de una niña de 13 años de haber sido violada en Londrina. Según parece, sus atacantes vieron que lucía en su muñeca pulseras negras, que le arrancaron a la fuerza. Los atacantes, que aseguran que las relaciones fueron consentidas y permanecen ahora a la espera de un juicio, han conseguido que el grueso de la sociedad levante la voz contra esta peligrosa moda.

Además de esto, la Policía del estado de Amazonas mostró públicamente su creencia en que estos adornos habían sido la causa de al menos dos asesinatos en la zona, entre cuyas víctimas se encontraba una adolescente de 14 años, esta sospecha reside en que junto a los cadáveres se encontraron restos de pulseras rotas. Los crímenes han terminado siendo la gota que colma el vaso para acabar con una moda que, gracias a los bajos precios con los que se comercializan las pulseras, se han extendido enormemente sin que los jóvenes conozcan realmente la significación real de lo que lucen.

Imagen: Noticias.terra.es

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016