Excite

Bush se muestra preocupado por la economía de Estados Unidos

Propuestas modestas en el último discurso sobre el Estado de la Unión ofrecido por el actual presidente de Estados Unidos, George W. Bush. Los principales medios estadounidenses han definido sus palabras como un intento de conciliación entre los demócratas y un claro síntoma de cómo ha ido cayendo su influencia en el país.

En estos encuentros previos sobre el Estado de la Unión se presenta la agenda legislativa del presidente a los senadores y congresistas reunidos en la Cámara de Representantes. En esta ocasión, Bush no mencionó el famoso “eje del mal”, ni su ferviente interés de acabar con las tiranías en Oriente Medio, ni siquiera de reformar el sistema migratorio y de pensiones.

En su lugar, el presidente de EE.UU. propuso aprobar un plan de estímulo económico acordado con los demócratas de la Cámara Baja, debido a su preocupación por la marcha de la economía del país.

En este sentido, la economía estadounidense se ha visto afectada por un sector inmobiliario en retroceso, y que en 2007 ha registrado uno de sus peores momentos desde la década de 1960, cuando Estados Unidos comenzó a registrar de forma sistemática niveles de precios y de ventas.

Por eso, uno de los temas que hasta ahora el presidente Bush había tocado por encima fue el de los bolsillos de los contribuyentes y pidió a los estadounidenses que confiaran en el devenir de la economía, al tiempo que reconoció que su preocupación está justificada por las inciertas perspectivas que hay a corto plazo.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016