Excite

Decepción ante el cierre de la alfombra de pipas de la Tate Modern

Decepción es la palabra que mejor define las impresiones de todos aquellos amantes del arte, o simplemente curiosos, que intentaron visitar la galería Tate Modern de Londres con el objetivo de ver la original e irreverente alfombra de pipas de porcelana diseñada por el artista chino Ai Weiwei. De este modo, tras una presentación por todo lo alto y su inauguración el pasado martes, se ha cerrado al público tres días después.

El motivo de su clausura es que, al pisarlas, los más de 100 millones de pipas que componen la singular obra de arte denominada 'Semillas de girasol' desprenden un polvo que podría afectar seriamente a la salud humana. Así, para descontento de los visitantes (cuyo número no llegará a los dos millones estimados inicialmente), de la propia Tate Modern y del artista, ha quedado claro que la alfombra no está preparada para interactuar con el público.

Así, la dirección de la galería ha decidido cerrar la Sala de las Turbinas en la que se ubica la alfombra de pipas, que únicamente podrán ser contempladas desde lo alto mediante un puente. No obstante, cabe reseñar que la obra de Ai Weiwei no ha sido la única que ha dado quebraderos de la cabeza a la Tate Modern, puesto que aún se recuerdan los precedentes de la grieta en el suelo ideada por Doris Salcedo, causa de numerosas caídas, o de los inmensos toboganes instalados para dar forma a un proyecto de Carten Höller.

La creación de Ai Weiwei en la Tate Modern

Imagen: daylife.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2019