Excite

El país más feliz del mundo en 2013, Australia

Australia es el país más feliz del mundo en 2013 según la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico). No ha sido un hecho que nos sorprenda, teniendo en cuenta la imagen que ronda nuestra cabeza cuando nos mencionan este país, un eterno verano con surfistas invadiendo las playas con sus melenas al viento mientras se deslizan con sus tablas de surf en las aguas puramente cristalinas australianas.

Pero no ha sido este dato precisamente el que ha convencido a la OCDE para coronar a Australia como el país más feliz del mundo en 2013, sino más bien datos como la renta per cápita, la seguridad, el empleo, la calidad ambiental, la educación, la salud, la vivienda o la vida familiar.

Algunos de los datos que más han convencido a la organización, han sido la tasa de desempleo situada en un 5.5% y la renta disponible neta anual de los hogares australianos, situada en 28.884 dólares (22.041 euros), casi 5000 euros por encima de la española, según datos de la OCDE.

Los testimonios de sus ciudadanos son determinantes, ya que los australianos dicen estar más satisfechos con sus vidas que la media del resto de países de la OCDE, hecho que no nos sorprende teniendo en cuenta que un australiano trabaja un promedio de 32 horas a la semana e ingresa al año un promedio de 43.908 dólares (33.950 euros), casi 7000 euros por encima de la media de los países industrializados.

Aún así, como en todo cuento de hadas, en el país australiano, la OCDE también ha encontrado ciertos puntos débiles que podrían llevar al país a reducir su índice de felicidad.

Aunque en principio la esperanza de vida en el país se sitúa en 82 años y un australiano medio goza de buena salud, la OCDE ha puesto de manifiesto que el porcentaje de obesidad ha aumentado en los últimos años, gracias a seguramente las comodidades de las que disfrutan los ciudadanos australianos. Un 24,6 por ciento de los 23 millones de habitantes de Australia es obeso, hecho que se puede observar más en las zonas de campo e interior, que en las principales ciudades como Sídney y Melbourne.

No es de extrañar que con éstos índices de felicidad, el país esté lleno de inmigrantes, pese a que Australia presenta unas duras leyes de inmigración y protección del país que hacen que exista un contraste muy importante entre los ingresos de su población. El 20% de la población de Australia con mayores ingresos supera en seis veces más al 20% del segmento demográfico más pobre del país, en su mayoría inmigrantes o estudiantes internacionales, muchos de ellos europeos que albergan la esperanza de alcanzar algún día la felicidad australiana, hecho que en caso de llegar, será un camino duro y con muchos obstáculos.

Publicado por Sara Sirvent - Perfil en Google+ - Leer más artículos de Sara Sirvent

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016