Excite

El primer museo del narcotraficante en México

El mundo del narcotráfico ya tiene su propio museo en uno de los países que padecen con mayor fuerza su presencia, México. El Museo militar del Enervante, que no está abierto al público generalizado, tiene un fin didáctico, ya que su objetivo es servir de aprendizaje a criminólogos, abogados, militares y policías, que pueden desarrollar de este modo un conocimiento mayor de la llamada narcocultura.

El museo, que exhibe toda clase de objetos lujosos incautados a capos, detalla en cada sala cada una de las acciones realizadas por el Ejército, mostrando, del mismo modo, imágenes de las detenciones, lo que facilita posteriores trabajos de búsqueda y captura y permite a los expertos reconocer nuevas técnicas utilizadas por los lugartenientes para por ejemplo, sintetizar drogas.

Los objetos incautados expuestos en las estanterías del museo, van desde el teléfono móvil de oro de Daniel Pérez Rojas, del grupo de sicarios Los Zetas, hasta el cuerpo disecado de Zuyaqui, el perro policía que más droga ha detectado en México, y al que rinden un particular homenaje haciéndolo montar guardia sobre pistolas de oro y brillantes, antiguas propiedades de reconocidos líderes y jefes del tráfico de drogas.

Las armas, los objetos más numerosos en las vitrinas, tienen un precio medio de 30.000 dólares, llenas de diamantes y nombres de traficantes grabados en oro, aunque no son las únicas excentricidades que presenta el museo, que expone incluso, la fachada de la casa de un narcotraficante sinaloense, en cuya puerta de madera se encuentra grabado un pistolero entre plantas de marihuana.

Imagen: Elmundo.es

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016