Excite

ETA mató a Carrasco tras fallar el secuestro de otro edil

Es difícil ser positivo cuando hay que hablar de las acciones de ETA en nuestro país. Con la intención de serlo, habría que destacar que la muerte de Carrasco, se llevó a cabo debido a que la banda terrorista quería secuestrar al edil socialista de Eibar, en Guipúzcoa, Benjamín Atutxa, algo que se convirtió en imposible debido a la disciplina del político socialista y a la buena acción de sus escoltas. Los dueños del terror nacional tiraron de lista y llegaron a un objetivo más fácil, él fue Isaías Carrasco, ex edil de PSE.

Benjamín Atutxa estuvo siendo vigilado por la banda, concretamente por miembros a sueldo del comando Vizcaya de ETA entre septiembre y diciembre de 2007. Uno de los encargados de vigilarlo fue Arkaitz Goikoetxea, cabeza del comando recién detenido. El secuestro de Benjamín buscaba como objetivo presionar al ejecutivo de Zapatero.

Algunas pruebas que validan esta teoría pueden ser los tranquilizantes hallados en los dos zulos de Ezcaray, en La Rioja. Al parecer, estos medicamentos estaban destinados a sedar al secuestrado. Se encontraron en este lugar, jeringuillas y un estuche de plástico con frascos de sedantes. Las declaraciones de Goikoetxea presentaron, no obstante, algunas contradiciones y fallos que deberán ser cotejados por el equipo de juez Garzón, magistrado de este caso.

El tiempo se echaba encima, y la banda tenía que dar un nuevo golpe al gobierno socialista. Al no poder convertir a Benjamín Atutxa en el nuevo Miguel Ángel Blanco del Psoe, que fue asesinado en el año 1997, lo más fácil fue encontrar un excargo socialista sin escolta. La factura de esta guerra político-terrorista la pagó Isaías Carrasco, antiguo político en Mondragón. Hay facturas que son demasiado caras e innecesarias.

Imagen: iniciativaciudadana.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2018