Excite

Hungría trata de evitar una segunda catástrofe biológica

El Gobierno húngaro se prepara para una hipotética segunda riada tóxica del llamado lodo rojo tras la sufrida el pasado cuatro de octubre, precisamente en las mismas instalaciones de fabricación de aluminio al oeste del país. El lunes de la semana pasada, una rotura, en la balsa de acumulación de residuos tóxicos número 10 de Ajka, provocó una riada contaminante de un millón de metros cúbicos de material tóxico, causando siete muertos y más de 120 heridos.

El peligro ahora es que la balsa sufra aún más perdidas, en palabras del secretario de Estado de Medio Ambiente, Zoltan Illes, la balsa presenta nuevas grietas, algunas de hasta quince metros, con lo que la rotura de la balsa se presenta como un hecho seguro, solo cuestión de tiempo. Con el fin de minimizar los posibles daños, las autoridades húngaras han comenzado la construcción de un dique de más de 600 metros de largo para contener la segunda riada, que en este caso sería más lenta, ya que durante la primera la balsa perdió todo el líquido superficial dejando solo los lodos inferiores, más densos y contaminantes.

Otras medidas tomadas por el Gobierno han sido aliviar la carga de una balsa cercana, la número 9, que podría verse afectada por el derrumbe de la actual, para lo cual están bombeando líquido desde dicha balsa a otras cercanas para restar presión en las paredes de la misma. Las autoridades declaran tener controlada la situación de cara al futuro, aunque algunas ONGs han denunciado que el coste biológico es enorme y que habían avisado de pequeñas perdidas el pasado junio.

Los desechos de la fabricación de aluminio, el lodo rojo, son altamente peligrosos y contaminantes, siendo fuertemente corrosivos e incluso presentan una leve radioactividad. La peligrosidad de la riada ya provocó la evacuación de la localidad de Kolontar y la preparación para una evacuación inminente de la vecina Devecser.

En un primer momento la compañía responsable, la metalurgia MAL, negó toda responsabilidad, pero ahora ha prometido compensar los daños causados. En todo caso el Gobierno de Hungría promete unas fuertes sanciones a la empresa metalúrgica.

Imagen: abc.es

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016