Excite

La central de Garoña vuelve a preocupar por su influencia en el Ebro

La central nuclear de Garoña retorna al centro de la polémica después de que Greenpeace hiciera público un estudio que aborda su conflictiva relación con uno de los principales ríos de la Península, el Ebro. Tras recrudecerse las protestas puestas en marcha por colectivos varios para pedir su cierre tras el desastre que vive Japón, Greenpeace, una de las ONG's que más empeño ha puesto en ello, aporta nuevos datos para justificar su posición.

De este modo, el colectivo ecologista ha hecho público un informe cuya elaboración encargó a una empresa externa a fin de estudiar la influencia de la actividad de la central nuclear de Garoña en el río Ebro. Los resultados, de acuerdo con Greenpeace, deben ser tenidos en cuenta, y su principal aportación es que concluye que Garoña calienta las aguas del Ebro.

El motivo es que, por las necesidades de la central nuclear de Garoña, y como ocurre últimamente en Japón, precisa del vertido de aguas al Ebro. Sin embargo, según Greenpeace su temperatura supera en unos 10 grados centígrados lo marcado por la normativa, lo que hace que la temperatura global del Ebro se incremente en más de 15 grados. Por otra parte, Greenpeace hace hincapié, asimismo, en que el reactor de Garoña es similar al de Fukushima, lo que sustenta su tesis de que es preciso el cierre inmediato de la central.

Imagen: kalipedia.com, iuvalladolid.org

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2019