Excite

La familia real hereda la fortuna de un empresario menorquín

El empresario menorquín de la ciudad de Ciutadella, Juan Ignació Balada Llabrés, fallecido el 18 del pasado mes de noviembre, ha sorprendido a todo el mundo legando la mitad de su inmensa fortuna, que podría alcanzar decenas de millones de euros, a los Príncipes de Asturias, don Felipe de Borbón y doña Letizia Ortiz, y a los ocho nietos de los Reyes.

Balada LLabrés, a quien todos recuerdan como un erudito y un hombre austero, no conocía a los príncipes de Asturias, según se ha confirmado desde la Casa Real, donde aún permanecen a la espera de noticias, por lo que les es totalmente desconocida la cuantía de los bienes donados, su valoración, su naturaleza y si hay familiares que deseen reclamar derechos en relación con ellos.

Los bienes del empresario, que ha dejado el otro 50% de su herencia a la organización de una fundación de interés general, se compondrían principalmente de fincas rústicas y urbanas, valores inmobiliarios e inversiones en Bolsa, que hacían del menorquín, la persona más rica de Ciutadella, donde se lamentan de que el fallecido los olvidase, a pesar de que según la Ley General Tributaria, el gobierno balear ingresará en sus arcas el 68 por ciento de la herencia.

Por su parte, fuentes del Palacio de la Zarzuela han señalado que se pondrán en contacto con el abogado catalán que ejerce de albacea en el testamento para conocer los detalles y obtener la documentación oficial que les permitirá conocer con exactitud los datos, pero que aún no se ha dispuesto si la herencia será o no aceptada y en caso de hacerlo, que uso se hará de ella, ya que es una situación enormemente inusual.

Imagen: Elmundo.es

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2021