Excite

La nueva Ley de Libertad Religiosa prohibirá los funerales religiosos en actos oficiales

La aprobación del borrador de la nueva ley de Libertad Religiosa será aplazado al menos hasta después de verano a pesar de la prisa por darle el visto bueno que parecen tener formaciones como Esquerra Republicana de Catalunya. Esta ley, que habla de garantizar la `neutralidad´ de los poderes públicos ante las distintas creencias habla por primera vez de la `laicidad del Estado´, aunque no afirma que España sea un Estado laico.

La nueva regulación afectará especialmente a los actos y celebraciones oficiales organizados por los poderes públicos, como los funerales por los militares caídos, que a partir del momento en el que sea aprobada la ley, recibirán exclusivamente ceremonias civiles y sólo podrán recibir ceremonias religiosas si las familias de los fallecidos así lo solicitan. De este modo, en el momento en el que se celebre cualquier tipo de ceremonia religiosa, obligatoriamente será necesario realizar otras ceremonias sucesivas en función de la religión de cada uno de los muertos.

Del mismo modo, la presencia de funcionarios en actos religiosos estará regulada de forma distinta a la de las autoridades, que podrán asistir a actos religiosos cuando no suponga una quiebra de los principios de neutralidad y no discriminación. La presencia de funcionarios por tanto en actividades religiosas será siempre de carácter voluntario, y no tendrán que rendir honores al Santísimo, a la Virgen ni a los santos patronos.

Por otra parte, el texto indica como determinar el alcance de los derechos de libertad religiosa y de conciencia prohibiendo los símbolos religiosos en determinados lugares como los establecimientos públicos, con la salvedad de aquellos emplazamientos con valor histórico-artístico, arquitectónico y cultural protegidos por las leyes. Es decir, no podrá haber crucifijos en colegios ni hospitales, ni tampoco en ayuntamientos o ministerios. A pesar de esto, se desconoce aún si existirá una regulación para elementos religiosos como el hiyab o velo islámico, ya que según afirma Caamaño, no es lo mismo portar un elemento religioso en la propia persona.

El Gobierno, que propone también equipar prácticamente a las cuatro religiones que gozan en España de `notorio arraigo´ como son los mormones, testigos de Jehová, budistas y ortodoxos, con los musulmanes, protestantes y judíos; ya ha recibido numerosas críticas. Por un lado, algunos partidos políticos como el PP, ya se han opuesto a la nueva ley por dos razones, la primera, por considerar que esta nueva ley no obedece a una necesidad social y que existen problemas más importantes que afrontar, y la segunda, por considerar que la ley intervendrá aspectos no sustantivos, pero sí simbólicos equiparables a tradiciones de España. Del mismo modo, numerosas voces se preguntan si se prohibirán del mismo modo los rezos musulmanes en las calles, sin arraigo histórico en España, y otro tipo de actos confesionales.

Imagen: Libertaddigital.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016