Excite

La retirada de los crucifijos hace crecer la polémica

La polémica continúa tras la aprobación el miércoles por parte del PSOE y Esquerra Republicana de un acuerdo que insta a retirar los símbolos religiosos de los centros escolares, y que ha provocado una gran división de opiniones no sólo entre los diferentes partidos de la oposición y entre los propios miembros del Gobierno, sino en el propio seno de la sociedad, que se pregunta si la medida afectará del mismo modo a los colegios públicos y a los concertados.

Respecto a este punto, los padres, profesores y religiosos de colegios concertados, rechazan la desaparición del crucifijo, no sólo por el derecho a la libre educación, sino también, por ser parte del acervo cultural europeo. Conforme a esto, la presidenta de Escuelas Católicas de Valencia, Vicenta Rodríguez, expuso ayer su opinión respecto a cómo Europa no se entiende sin el cristianismo y cómo esto debe preservarse como valor cultural, ya que todo lo que nos rodea hace referencia a nuestro origen, y habría que eliminar desde las representaciones de las catedrales hasta la simbología de la propia Cruz Roja.

Los dirigentes de los 1.900 centros educativos españoles regentados por congregaciones e instituciones religiosas que profesan el catolicismo, han declarado ya que la proposición no de ley aprobada el pasado miércoles en el Congreso de los Diputados no tiene sentido en los colegios concertados, ya que el Estado cede su responsabilidad educativa a una institución para que la desarrolle, y que desde el punto de vista legal, el artículo 27.6 de la Constitución española proclama la libertad de creación de centros, lo que supone, según sentencia del Tribunal Constitucional, la posibilidad de dotar a esos mismos centros de un carácter propio, y que quienes elijan libremente un centro católico, no pueden exigir más tarde la supresión de ninguno de los elementos que forman parte de su ideario.

El presidente Federación Católica de Padres de Alumnos de la Comunidad Valenciana, Nicolás Sánchez, fue aún más lejos al destacar, que si los argumentos para tener las mismas reglas en los colegios públicos y privados son que ambos están sostenidos por fondos públicos, entonces tendrá que existir una equiparación en transporte, en comedores y en instalaciones y obras, que actualmente es completamente dispar. Y añadió que la norma es absurda ya que los colegios concertados son privados y tienen sus dueños que determinan un ideario, y es por eso mismo que al estar financiados con fondos públicos debe responderse sobre su buen uso y funcionamiento, pero no con sus símbolos.

Imagen: Diariodenavarra.es

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016