Excite

La silicona de sus pechos la salva del disparo de un fusil

Nada como tener una buena delantera para escurrir el bulto de ser asesinado por un hombre armado y en pleno ataque de celos. Y es que, por extraño que parezca, a esta recepcionista de Beverly Hill sus implantes mamarios le han salvado el pellejo. Mientras se encontraba en su puesto de trabajo como cada mañana, tras la mesa de información de un dentista de California, un hombre enfurecido entró en el centro y, fusil en mano, disparó contra Lydia Carranza. Sus pechos de silicona la salvaron del impacto de la bala, impidiendo que ésta afectara a cualquiera de los órganos vitales de la víctima.

El susodicho, que no se lo pensó dos veces cuando atacó sin escrúpulos a esta recepcionista porque se había cruzado en su camino, buscaba enloquecido a su esposa, otra de las trabajadoras de la clínica y víctima del asesino. Tras el disparo, la silicona la salvó de una muerte segura, puesto que los fragmentos de la bala que impactó en su cuerpo se quedaron a escasos milímetros del corazón.

‘Ella es una mujer con suerte’, declaraba el Doctor Ashkan Ghavami a Los Ángeles Times. Y es que Lydia Carranza, cuyos pechos de silicona la salvaron del proyectil de un fusil semi automático, jamás hubiera creído que la decisión de operarse, tomada hacía ya algunos años, le salvaría la vida más adelante. Esta madre de tres hijos, que ahora se repone de la pesadilla vivida en su puesto de trabajo, creyó ‘que estaba muriendo’ cuando notó que su pecho se humedecía tras el impacto. Afortunadamente, el implante absorbió el disparo.

Imagen: telecinco.es

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016