Excite

Las abejas se comportan como el hombre bajo los efectos de la cocaína

Un estudio científico llevado a cabo por Gene Robinson, especialista de la Universidad de Illinois, ha descubierto que las abejas tienen una curiosa reacción bajo los efectos estimulantes de la cocaína. Esto no las hace incapaces de funcionar, ya que su baile todavía muestra con precisión el lugar donde encontrar el polen.

En condiciones normales, las abejas suelen alertar a sus compañeras de la existencia de comida mediante una especie de baile denominado ronda, a través del cual proporcionan instrucciones específicas para ayudar a sus compañeras a encontrar alimento.

No obstante, y según indicaba el estudio realizado por Gene Robinson, bajo condiciones en las que se ha suministrado cocaína a las abejas, estos insectos exageran la cantidad de materia prima que puedan encontrar allí, pues ésta les produce una sensación de recompensa. Sin perder su lado trabajador, la abeja se echa a mentir a sus congéneres, informando incorrectamente sobre la calidad de la comida que encontraron o si es accesible o no.

Una vez más se ha demostrado hasta que punto los comportamientos sociales no son un instinto uniforme y único. No obstante, el insecto reacciona del mismo modo al sentimiento de falta, volviéndose incapaz de diferenciar los aromas, los lugares o sus congéneres.

Honeybee Waggle Dance Experiment

Imagen: sertox.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016