Excite

Las líneas de bus ultraortodoxas de Israel separan a mujeres de hombres

“Hay lugar para tres hombres y no para mujeres”. Esto es lo que gritan a menudo los conductores de autobuses que viajan entre Jerusalén y Tel Aviv. Y es que, presionados por las comunidades de jaredim, los ultrarreligiosos, se ven obligados a separar a hombres de mujeres dentro del propio medio de transporte.

Bajo el nombre de autobuses kasher, desde hace aproximadamente cinco años un 10% de la población de Israel presiona a las compañías públicas de transportes Egged y Dan para imponer sus normas a la mayoría laica. Y es que la comunidad ultrarreligiosa, que vive en los barrios de residencia exclusiva de jaredim, prohíbe a las mujeres sentarse al lado de los hombres por respeto a las normas de decencia de su código moral.

El servicio de estas líneas de bus ultraortodoxas de Israel, destinadas en principio a los ciudadanos de jaredim, lo realizan compañías de transporte públicas. Por ello, cualquier ciudadano o turista puede fácilmente usar este tipo de autobuses, hecho que se convierte en algo más que embarazoso, humillante y violento cuando las mujeres son obligadas a sentarse en la parte trasera. Si se niegan, pueden exponerse a agresiones físicas por parte del resto de viajeros.

Como ha confirmado la oficina de prensa del Ministerio de Transportes, existen hasta un total de 40 líneas de autobús segregadas por los ultrarreligiosos de jaredim, la mayoría de ellas con trayectos realizados dentro del centro de Israel. Un problema de difícil solución dentro de un país en el que el apoyo de los partidos ultraortodoxos es indispensable para la débil coalición del Gobierno.

Imagen: lavanguardia.es

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016