Excite

Los perros odian los abrazos

  • Twitter

Al perro se le conoce popularmente como 'el mejor amigo del hombre'. Es el animal doméstico que más nos demuestra su cariño cuando llegamos a casa, cuando estamos tristes, cuando nos levantamos por la mañana o cuando salimos de la ducha. Sin embargo, un estudio reciente ha demostrado que los perros se ponen nerviosos cuando reciben un abrazo.

La investigación ha sido llevada a cabo por Stanley Coren, profesor de psicología de la Universidad de Columbia Británica en Canadá. Para la obtención de sus resultados, observó fotografías de 250 perros en el momento de ser abrazados.

Coren se percató de que ocho de cada diez perros mostraban sutiles signos de estrés como echar las orejas hacia atrás, girar la cabeza hacia otro lado, bostezar, levantar una de sus patas o evitar el contacto visual con la persona que lo abraza.

Según el responsable de la investigación, cuando el perro "cierra los ojos por completo o se lame los labios es porque está sintiendo demasiado estrés". Coren añade que cuando un perro está nervioso, su reacción no es la de enseñar los dientes, sino la de correr. Al estar obstruido entre los brazos puede acumular más tensión al no sentirse libre.

Otros expertos caninos explican que cuando el perro se ve en esa tensión es capaz de incluso morder a su dueño por la ansiedad producida. Según uno de ellos, Caroline Kisko, en declaraciones al Telegraph, "los perros a menudo se consideran parte de la familia pero no son humanos, por tanto pueden reaccionar de manera diferente a ciertas interacciones tales como los abrazos".

FOTOS: Estas son las 12 razas de perros que más años viven

Un grupo de expertos ingleses recomienda que en lugar de abrazos, les demos caricias a nuestros perros. Según Claire Matthews, del centro donde cuidan animales, Battersea Dogs and Cats Home, "una persona que pone dos brazos alrededor del cuello de un perro puede interpretarse como intimidante y significa que no puede huir de la situación".

Debemos entender por tanto, que aunque nuestros perros nos quieran mucho, no tienen el mismo lenguaje corporal. Como somos más inteligentes que ellos debemos saber qué significa cada gesto suyo y cómo nos perciben para entenderlos mejor.

Publicado por Manuel Peña - Perfil en Google+ - Leer más artículos de Manuel Peña

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017