Excite

Una nueva explosión en el reactor nuclear de Fukushima aumenta aún más la radiación

La situación en la central nuclear de Fukushima se complica por momentos, ya que las instalaciones afectadas tras el pasado terremoto se encuentran en un estado alarmante, más después de una nueva explosión que ha provocado daño en el núcleo de uno de los reactores, y otro incendio que ha liberado gran cantidad de radiación al exterior.

La nueva explosión, la más grave hasta estos momentos, ha tenido lugar en el reactor dos de Fukushima. Hasta estos momentos se habían producido explosiones en el reactor uno, el pasado sábado, y en el reactor tres, la madrugada del lunes. Sin embargo, la explosión del reactor dos, provocada durante las últimas horas de ayer martes 14 de marzo, hora española, ha sido la más delicada y problemática, ya que se ha afectado a la vasija que protege el núcleo del reactor.

El núcleo del reactor está compuesto de barras de acero con incrustaciones de material radiactivo, el cual produce la energía de la central nuclear, dicho núcleo está protegido por una vasija con forma de bombilla realizada de acero y hormigón, la cual protege el núcleo. El problema de la nueva explosión en Fukushima, es que la vasija del núcleo del reactor dos ha sufrido daño, lo que hace temer que en caso de fusión del núcleo no se pueda contener el daño, y entonces es cuando tendría lugar una explosión y una contaminación de niveles apocalípticos.

Sin embargo, los problemas para Fukushima no terminan con el daño al núcleo del reactor dos tras la nueva explosión, y es que la central nuclear ha sufrido un nuevo incendio, en este caso en el reactor cuatro. Aunque el reactor cuatro se encontraba apagado antes del terremoto de Japón, un incendio en el mismo ha provocado la liberación de gran cantidad de material radiactivo a la atmósfera. Los niveles de radiación tras el incendio del reactor cuatro han superado hasta ocho veces el límite legal de radiación en el ambiente, con niveles 16 veces superior a los recomendados para la salud.

De momento, las autoridades de Japón han reconocido la situación crítica de Fukushima, aunque han declarado que el incendio del reactor cuatro ya se ha controlado y que la nueva explosión en el reactor dos no ha provocado la rotura de la vasija de su núcleo, aunque sí daños estructurales. El Gobierno de Japón ha impuesto una evacuación obligatoria en un radio de 20 kilómetros de la central, así como otra voluntaria en una zona entre 20 y 30 kilómetros, recomendando no salir de las viviendas. Sin duda, el terremoto de Japón, y sus consecuencias en la planta nuclear de Fukushima, será un punto negro en la historia del país, esperándose ahora que lo peor ya haya pasado y que los intentos de contener la contaminación tengan éxito.

Imagen: abc.es

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016