Excite

Obama consigue sacar adelante su reforma sanitaria

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama puede finalmente respirar tranquilo tras conseguir la que sin duda es una de sus grandes victorias en el cargo, su reforma sanitaria seguirá adelante gracias a los 219 votos a favor, siete más que los 212 en contra, obtenidos en la Cámara de Representantes. Esta ley que universalizará el sistema de salud, y que en ningún momento ha estado exenta de polémica, se convierte en uno de los principales triunfos del Partido Demócrata desde hace décadas.

La nueva reforma, cuyo margen de votos a favor ha sido enormemente estrecho frente a los votos en contra, tocará numerosos puntos respecto al sistema actual sanitario estadounidense, y dará cobertura a más de 32 millones de ciudadanos gracias a las subvenciones públicas, un triunfo político que difícilmente reportará beneficios electorales al partido del actual presidente, y que ha conseguido salir adelante con todos los votos republicanos en contra, así como, sin la aprobación de 34 miembros del propio Partido Demócrata.

El sí a la norma, que entrará en vigor cuando el Senado apruebe los cambios pactados con la Cámara Baja sobre la propuesta y el presidente Obama la firme, representa para la mayoría de los miembros de la Cámara un triunfo y el comienzo de una nueva era en los EE.UU, tal y como afirmaban Nancy Pelosi y Marcy Kaptur, representante de Ohio, una victoria que ha podido llevarse a cabo gracias al compromiso del presidente respecto a la promesa de una orden antiabortista que impedirá que se interrumpan los embarazos con fondos públicos, lo que ha llevado a decidirse a favor de la ley al líder demócrata católico Bart Stupak, que se oponía en principio a la Reforma hasta obtener la palabra de Obama que garantiza el respeto a la vida.

Esta reforma integral del sector de la sanidad cuyo coste ascenderá en los próximos 10 años a 938.000 millones de dólares y que no cuenta con el beneplácito de la mayoría de la población estadounidense según las encuestas, dejará a pesar de todo a unas 15 millones de personas sin seguro, la mayoría de ellos inmigrantes sin documentación, pero impedirá a su vez a las aseguradoras que nieguen el tratamiento a sus clientes cuando se les diagnostica una enfermedad grave y costosa, una práctica que venía realizándose desde hacía décadas en el país, y que suponía la ruina de numerosas familias que debían enfrentarse a situaciones difíciles de dichas características.

Imagen: rtve.es

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016