Excite

Oslo necesita basura para producir energía

  • © Getty Images

Necesidad imperiosa de basura para producir energía. Los noruegos son tan buenos en la gestión de residuos, que necesitan importar desechos de otros países para transformarlos en energía para mantener el sistema de electricidad y calefacción de Oslo.

En los últimos años, Oslo ha aumentado el número de plantas incineradoras que convierten la basura en electricidad y calefacción. La apuesta por este tipo de energía tuvo como objetivo reducir el uso de los combustibles fósiles. Sin embargo, ahora les surge un nuevo problema: la escasez de basura.

Para Oslo no es suficiente la cantidad de desechos que sus habitantes producen. No en vano, la calefacción de los colegios y la mitad de la ciudad de Oslo se alimentan de la energía producida por la combustión de la basura. En los últimos tiempos, con la gran escasez, se han visto en la necesidad de importarla de Inglaterra, Irlanda o Suecia, y ahora incluso se plantean comprarla a Estados Unidos.

Claro que todas las basuras no son iguales. Para los noruegos no se trata solo de obtener beneficios, sino que también quieren proteger el Medio Ambiente. Por eso, prefieren importar basura que haya sido preclasificada. En este sentido, optan por comprar a Inglaterra antes que a otros países.

Las plantas incineradoras tienen capacidad para transformar en energía 700 millones de toneladas de basura, pero los habitantes de Oslo solo desechan 150 millones de toneladas. Estas plantas seleccionan y clasifican los desperdicios. Después, se queman y calientan el agua de los radiadores que alimentan las ciudades.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016