Excite

¿Por qué nadie sonríe en las fotos antiguas?

A mucha gente le apena ver fotos en blanco y negro porque le recuerda a las instantáneas antiguas. Las fotos antiguas destacan por dos cosas: Todos los que salen en ellas están muertos, y todos tienen un semblante serio en ellas. Esto es algo que no todos se han preguntado, pero es cierto. Veamos cuál era el motivo.

    @CambioLiteral - Twitter

Historia del semblante serio

Uno podría pensar que esta pose en la fotografía se debe a la seriedad de las personas de la época en general. En parte, tiene sentido, ya que, la esperanza de vida era muy inferior a la que tenemos ahora y eso no era para estar alegres. El hombre de la fotografía, el escritor H.P. Lovecraft, murió a los 49 años, por ejemplo.

Sin embargo, Lovecraft tenía motivos para posar de esta manera porque era un escritor de terror fantástico. El problema es que encontramos imágenes con ausencia de sonrisa de personas de las que se decía que eran afables, simpáticas y cariñosas, como Charles Darwin.

Entonces, ¿por qué nadie sonreía en las fotos antiguas? Antiguamente, no todo el mundo tenía posibilidad de hacerse una fotografía. Ni siquiera era algo común. Llegó a ser un lujo que solo los nobles podían disfrutar. Además, el tiempo de exposición en cada fotografía era muy largo. Y por si fuera, poco, las fotos eran como la versión renovada de los retratos que hacían los pintores.

FOTOS: No te pierdas estas fotos tomadas en el momento justo

Las personas que eran retratadas en la antigüedad mostraban un rostro serio porque esta era la imagen que iba a quedar inmortalizada de ellas. Querían aparentar seguridad y poder, y esta era la manera más común de hacerlo. Cuando llegó la fotografía, la gente siguió posando sin sonreír por costumbre.

Habría que ver si en la Londres victoriana la gente se haría selfies sonriendo si todos hubieran tenido acceso a la tecnología que ahora existe. Para la mayoría, seguro que no, porque tendemos a verlos como personas más serias y tristes. Sin embargo, la historia nos cuenta que había personas igualmente bromistas y risueñas, como las que podemos encontrar hoy día. El problema es que el recuerdo que de ellos ha quedado es una foto en blanco y negro y una cara a la que le han dado una mala noticia.

Publicado por Manuel Peña - Perfil en Google+ - Leer más artículos de Manuel Peña

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2020