Excite

¿Por qué se cambia la hora dos veces al año?

¿Sabes por qué se atrasan los relojes en otoño y por qué se adelantan en primavera? El cambio de horario fue sugerido por primera vez por Ben Franklin con el objetivo de conseguir un ahorro de luz. Según narraba él mismo, al despertarse varias veces a las 6 de la mañana observó que el sol salía antes de lo previsto en ciertas épocas.

    Twitter

Ahorro, táctica bélica y estilo de vida saludable

Franklin pensó que cambiando la hora en esas épocas hacía delante o hacía atrás podría ahorrarse una gran cantidad de aceite. Sin embargo, hasta la I Guerra Mundial no se llevó el cambio de hora a gran escala. Alemania fue el primer país que aprobó el cambio de hora para reducir las horas de luz artificial y ahorrar carbón que podía destinarse a la guerra. Esto fue contagiándose tanto en naciones amigas, como enemigas.

En Estados Unidos se obligó durante la II Guerra Mundial a todos los estados a que tuvieran un horario de verano para el ahorro de energía y preservación de recursos durante la guerra. En los años 1973 y 1974, durante el embargo del petróleo árabe, Estados Unidos volvió a imponer una vez más el horario de verano. En 2005 impuso la ley de política energética que obliga a extender el horario de verano desde 2007.

Sin embargo, varios estudios sugieren que el horario de verano no sirve para ahorrar energía y algunos incluso defienden que provocan pérdidas. Finalmente, los investigadores descubrieron que con el horario de verano sí se ahorra energía durante las noches, pero se gasta durante la mañana en las horas previas al amanecer.

En otro estudio se detectó que en ciertas zonas se gastaba más con el cambio de hora, porque cuando la gente llegaba a casa todavía hacía calor y hay que usar el aire acondicionado. Sin embargo, otros estudios muestran que existe un ahorro energético significativo debido al cambio de hora, aunque la cantidad ahorrada cambia según el clima de la ciudad.

FOTOS: 10 cosas que no sabes sobre los años bisiestos

Por otra parte, muchas personas defienden el cambio de hora dos veces al año, no solo por el ahorro de energía que supone, sino también por el proporcionarnos un estilo de vida saludable. Y es que está demostrado que las personas reducen el tiempo que pasan frente a la televisión y realizan más actividades al aire libre durante el horario de verano.

Por desgracia, no todo podía ser bueno. Hay otros estudios que defienden que estos cambios de hora son malos para nuestros ritmos circadianos, reduciendo drásticamente nuestra productividad, disminuyendo nuestra calidad de vida, sintiéndonosmás cansados y haciéndonos más susceptibles a las enfermedades.

Publicado por Manuel Peña - Perfil en Google+ - Leer más artículos de Manuel Peña

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2020