Excite

Sortu, la nueva Batasuna, contradice sus estatutos y no condena la violencia de ETA

Aunque tras el anuncio de un renacer de Batasuna, al margen de la violencia, se podrían haber despertado ilusiones en el marco político de España, parece que la formación resultante, Sortu, no se aleja demasiado del antiguo brazo político de ETA, al menos en cuanto al tema de la condena del terrorismo se refiere.

De este modo, Sortu presentó ayer en Madrid, en la sede del Ministerio del Interior, los estatutos que conformarán el próximo partido, en caso de que fuera aprobado legalmente. Al acto de entrega de los estatutos asistieron cinco miembros de Sortu, entre los que se encontraban Iñaki Zabaleta, portavoz de Sortu, y Maider Etxebarria, secretaria general del partido. Así mismo también acudieron para mostrar su apoyo a Sortu el político Alex Maskley, miembro del Sinn Fein irlandés, antiguo brazo político del grupo terrorista IRA; y el letrado inglés Bill Bowring, presidente de la Asociación de Abogados Europeos para la Democracia y los Derechos Humanos.

Sin embargo, la presentación de Sortu no invita demasiado al optimismo, ya que el portavoz del partido, Iñaki Zabaleta, se limitó a declarar que Sortu condenaba la violencia tal y como lo exige el marco legal actual. Además, Iñaki Zabaleta contesto de manera difusa a las preguntas de los periodistas, no queriendo ni pedir la disolución de ETA ni hablar sobre las víctimas de la banda terrorista, culpable de más de 800 asesinatos, limitándose a declarar que condenarían la violencia si se producían nuevos actos violentos, dejando al margen el pasado de ETA.

Ahora le toca el turno a los jueces, ya que los estatutos de Sortu serán entregados a la Fiscalía y Abogacía del Estado, quien los estudiará en profundidad para determinar si cumplen la legalidad vigente. Además, las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado pasarán nuevos informes a los jueces encargados de definir la legalidad del nuevo partido Sortu , sobre las posibles conexiones entre el partido político, la ilegalizada Batasuna y el grupo terrorista ETA.

De este modo, comienza la cuenta atrás de 20 días en los que se tomará la decisión de si Sortu debe entrar en el juego democrático, y por tanto puede participar en las próximas elecciones del 22 de mayo. De momento la situación actual no invita a pensar en un desligamiento total entre Sortu y Batasuna, ya que sus condenas al terrorismo no son todo lo contundentes que deberían, no siendo esta la primera estratagema de ETA para colarse en unas elecciones.

Imagen: larazon.es

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2014