Excite

Tornillos de mala calidad hundieron al Titanic

Casi 100 años después del hundimiento del Titanic, los investigadores siguen analizando las causas y porqués de la tragedia naval más famosa del siglo XX. Los últimos datos los ha aportado un estudio norteamericano, que afirma que los remaches de baja calidad y las prisas en su construcción fueron determinantes en el hundimiento del Titanic.

El libro 'Lo que realmente hundió al Titanic' publica los resultados de los diez años de investigación de Timothy Foecke y Jennifer Hooper McCarthy, en los que este equipo recogió y analizó hasta 48 remaches recogidos del esqueleto del Titanic que reposa en el fondo del océano.

Según los resultados de esta investigación los remaches de hierro usados en el Titanic no eran precísamente los de mejor calidad. La explicación al uso de estos tornillos 'de segunda' está en la escasez de tornillos de calidad durante 1911 y 1912, por lo que las prisas por acabar cuanto antes el Titanic, que necesitaba tres millones de tornillos, llevaron a comprar aquellos de más baja calidad y que sí estaban disponibles en el momento.

Estos tornillos de hierro se usaron en la parte frontal y trasera del Titanic, mientras que en el centro del barco se usaron los novedosos tornillos de acero, un material que acababa de salir y que estaba dando resultados. Según han determinado estos científicos, el daño del iceberg en el casco del Titanic finaliza en la frontera de los tornillos de hierro con los de acero, más fuertes, y que lo podrían haber salvado del choque.

Parece confirmarse que fueron las prisas y el orgullo de ser el barco más grande y veloz del mundo los que acabaron con el Titanic en su viaje inaugural, que acabó con la muerte de más de 1.500 personas en la noche del 14 de abril de 1912.

Imagen: geocities.com

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2016