Excite

Un hombre encadena a su hijo para evitar que lo secuestren en China

Como si de un perro se tratara, la imagen de Lao Lu, de tan sólo dos años, encadenado a una farola en alguna calle de Pekín ha dado la vuelta al mundo. Tanto es así que su padre, el promotor de la idea, ha tenido que dar marcha atrás en su empeño por evitar que secuestren a su pequeño, probablemente presionado por las autoridades de un país al que no benefician instantáneas de este tipo habida cuenta del escaso respeto a los derechos humanos que caracteriza al gigante asiático.

El caso es que el padre de la criatura, Chen Chuanliu, no puede cuidar a su hijo mientras se dedica a transportar clientes en su 'rickshaw', el característico coche ligero que se usa en China a modo de taxi. Como explicaba Chuanliu a los medios que se interesaron por su historia, su mujer, disminuida psíquica, tampoco puede hacerse cargo de la criatura, y además se dedica a recoger toda suerte de objetos que encuentra por las calles para aportar algo a la maltrecha economía familiar.

Ante esta situación, señalaba, no quería que ocurriera lo mismo que con su pequeña de cuatro años, secuestrada el mes pasado. En ese sentido, comentaba con desesperación que 'ni siquiera tengo una fotografía de mi hija para poner un anuncio que diga que ha desaparecido'. Por otra parte, al no ser residentes locales, puesto que tienen fijada su residencia en Sichuan, el niño no tiene derecho a asistir a la guardería.

De cualquier forma, y tras haber sido requerido por las autoridades, Chuanliu dejó claro que no volverá a hacerlo, mientras espera la ayuda de la sociedad como única alternativa para poder mantener a un hijo al que, según asegura algún vecino, ha rechazado vender a cambio de una importante suma.

Imagen: que.es

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017