Excite

Un hombre muere aplastado por la lápida de la tumba de su suegra en Pensilvania

  • Twitter

Stephen Woytack acudió al cementerio de San José de Scranton en Pensilvania a rezar y dejar flores en la tumba de su suegra, el jubilado de 74 años, iba acompañado de su mujer, Lucy Woytack quien estaba colocando un crucifijo alrededor de la lápida de su madre cuando esta cedió y aplastó a Stephen, los 180 kilos de peso lo aplastaron y murió en el acto según explicaron los médicos que se trasladaron al lugar del suceso.

Lucy Woytack explicó al periódico local, The Scranton Times-Tribune que todo pasó muy rápido y que ninguno de los dos tuvieron tiempo para reaccionar. Cuando la lápida de la tumba de su madre cedió y aplastó a su marido, pidió ayuda en el cementerio y aunque la policía y una ambulancia llegaron rápidamente al lugar, no pudieron hacer nada por salvar la vida de Stephen.

El forense de la localidad, explicó que debido al clima, el terreno del cementerio se volvió inestable lo que hizo, que la base del monumento de piedra con un peso total de 180 kilos, cayese sobre Stephen. El forense, Tim Rowland, explicó además, que el gesto que estaba realizando Lucy Woytack es muy común, pues durante la Semana Santa, los estadounidenses suelen visitar los cementerios para limpiar y decorar las tumbas de sus seres queridos y es muy común atar un crucifijo a la lápida, mientras lo aprietan bien, rezan un rato y después se marchan.

Experimento social con una cámara de fotos

El periódico local, que se hizo eco de la noticia y recoge las entrevistas de Lucy y del forense, también explicó que Stephen Woytack fue enterrado en el mismo cementerio en el que perdió la vida, a escasos metros del lugar de los hechos.

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017