Excite

Una artista crea una colección de peluches muertos no precisamente para niños

  • @ladrillodebarro - Twitter

Judy Garland, Dorothy en Mago de Oz, el niño de Solo en Casa, Macaulay Culkin, o Joselito, son algunos ejemplos de lo que se conocen como 'juguetes rotos'. Personas que alcanzaron la fama demasiado pronto y acabaron enganchadas al alcohol y a las drogas como efecto rebote de su temprano éxito. Haciendo un paralelismo de esto, una artista nos muestra que sería de los muñecos infantiles si hubieran crecido en la vida real. Una colección de peluches muertos o entregados a un tipo de vida decadente.

Epi convertido en alcohólico severo, Winnie de Pooh ahorcado, Bambi con un hacha en el lomo o Hello Kitty haciéndose el harakiri, son algunos de los ejemplares que podemos ver en la colección de Patricia Waller. Según palabras de la artista a Yorokobu, "la sangre, en su forma más exagerada y bizarra, permanece en contraste con lo material". Para ella, en su trabajo, "la sangre es símbolo de la debilidad o la vulnerabilidad y la impotencia ante el destino".

Aunque también podemos ver otros famosos como Bugs Bunny atravesado por un tenedor, Bob Esponja a punto de inmolarse o Spiderman atrapado en su propia telaraña, también encontramos peluches anónimos sufriendo o incluso disfrutando de una muerte agónica.

La artista reconoce utilizar estos personajes porque son rápidamente identificables en cualquier lugar, lo que genera mayor impacto. Además, Waller asegura que esta violencia en sus muñecos viene a representar cómo la sociedad acepta la brutalidad de las producciones de Hollywood y la industria del videojuego:

"Los daños crueles y masacres desinhibidas son un elemento básico de las producciones de Hollywood y la industria de los juegos", añade que "han cambiado y moldeado nuestra percepción sobre la violencia y la muerte", y concluye diciendo que "sucumbimos a la fascinación de una representación estética de la violencia en los medios". Por ello, la artista trabaja cuestiones sobre la manera en la que "nuestra sociedad se relaciona con varias formas de violencia y la creciente aceptación de la brutalidad".

FOTOGALERÍA: Fotos de los peluches muertos de Patricia Waller/p>

Sorprende además que los muñecos de Waller llegan a tener una altura o anchura de dos metros, lo que los hace aún más impactantes. Para la artista, en este trabajo juega "con varios temas que preferimos ignorar: el miedo a la vejez, la enfermedad, la fragilidad, ansias ocultas para la sensación, fobias irracionales, deseos peligrosos". Tal como explica, se trata de "bonitos animales de peluche, aunque parezca algo friki".

Publicado por Manuel Peña - Perfil en Google+ - Leer más artículos de Manuel Peña

España - Excite Network Copyright ©1995 - 2017